No hay mayor desprecio que la indiferencia

(que tenéis los tres hacia mi persona)

15

«Esta primera frase en negrita es para ti Beatriz, la escribo por humanidad, educación y cortesía  porque sé lo que estás pasando: Que te cures será suficiente para mi.»

  Aquí os dejo también una puerta abierta de mi espacio privado, por si os dignárais a contestar y  ya no sea tarde para mi:  si con ello os reconforta, podáis explicarme como personas civilizadas, sin  reproches ( o con ellos, ya lo encajo todo ) todo lo que creáis conveniente para justificar o negar la razón por la que me habéis  marcado como culpable de vuestra desgracia. Lo encajaré pero no habrá respuesta, y en la medida que sea convincente, quedaré en Paz vosotros.   Eso sí, si os atrevierais a echarme en cara vuestros reproches tener presente las circunstancias de mi travesía durante estos últimos 14 años de desgracia, también.  Esta carta la he compartido con el tio Francisco y con el primo Tomás para que sean testigos porque no tengo nada por lo que avergonzarme de mis actos con vosotros.

Por favor no lo olvidéis.   ¡ Y me vais a perdonar que haya leiído por ahí que reivindiquéis el amor ( que os honra y lo admiro)  y a los que hemos sido vuestros tíos, nos tratéis con el mismo desprecio y el mismo odio que a vuestro padre ! Beatriz, Patricia, Ramón ¿creéis que nos lo merecemos?   Es probable que en vuestro subconsciente, para protegeros y/o proteger a vuestros hijos, os hayáis mentalizado de que el “maltratador de vuestro padre” debe tener un virus contagioso que todos «los pinfores viejos» debemos ser portadores y transmisores del mismo, para hacer lo que habéis hecho, con vuestro tío Carlos (solo el mensoprecio que le habéis hecho a él no tiene perdón) , conmigo ya no importa lo he superado y no sé si con Francisco, se lo preguntaré en Mayo que vendrá a Sevilla.   Todo lo que he escrito , ha sido con el corazón y con mucha tristeza,  pero sin ningún resentimiento, es mi verdad que deseo compartir con testigos para proteger mis emociones y pagar la deuda que tenía con mi madre. Os pido perdón, si leyéndome, no  pudierais soportar el contenido , pero es mi realidad, y parte de la vuestra, la que no queréis saber.  

PostData

  1. Beatriz. Debes saber que tu «cambio de planes» para mi situación anímica fue una crueldad. Fui expresamente a la Ossa para hablar contigo e intentar, con generosidad, arreglar lo que yo nunca he estropeado y llevarles a tus hijas un regalo (que no me podía permitir);  ahora Maria Antonia y yo sabemos la razón por la que te aviniste a verme.
  2. Patricia, por lo que pudiera pasarme, a nadie se le prohibirá su presencia en mi entierro, si lo hubiere, incluso a mi peor enemigo que no lo tengo. Esa RABIA interior que te controla(ba), deseo que algún día la transformes en algo positivo. Así serás mejor persona.
  3. Ramón, sé que has heredado lo peor de tu padre; si aceptaras un consejo (de alguien que sabe que le debes despreciar al que más; aún tengo en mente la escena del mesón Maese Pedro que por vergüenza ajena tuvo que irme,  la razón no la sé ) que te funcionará porque eres joven y tienes una segunda oportunidad: ponte en manos de un psiquiatra, como hizo la Abuela, Francisco y yo. No es algo para «locos» como piensa ese hombre. Es mi mejor consejo, hazme caso, te ahorras mucho sufrimiento.
  4. Y para los tres, si alguna vez, os arreglárais con ese «malnacido» por intereses, debeis saber que mancillaréis la memoria de vuestra madre y tendreis mi mayor desprecio. Ese ser merece sufrir en propia carne el daño que nos ha infringido a todos. Es la única frase de todo lo escrito que la expreso con «repugnancia» porque seres así no merecen seguir viviendo.

Respuestas

11:46 h 06-05-2018  ( por el whatsApp +34 663 804 596 ) Patricia Gómez Losa : Eres una garrapata!

WhatsApp chat